Turismo Castilla y León

La Ruta del Oro - León

Comarca: Montañas del Teleno

Astorga - Murias de Rechivaldo - Castrillo de los Polvazares - El Ganso - Rabanal el Viejo - Rabanal del Camino - Turienzo de los Caballeros - Santa Colomba de Somoza - Pedredo - Lucillo ...

La Ruta del Oro es un recorrido por la Maragatería, a la sombra del Teleno, a través de la huella dejada por las minas de oro romanas.

Saliendo de Astorga se pasa por Murias de Rechivaldo, Castrillo de los Polvazares y El Ganso para llegar a Rabanal el Viejo, donde se encuentra la primera de la explotaciones que se puede visitar, La Fucarona. Leer más»

LA FUCARONA - RABANAL EL VIEJO

Explotación aurífera romana sobre yacimiento secundario de gran extensión, masivamente trabajado mediante minería hidráulica.

Su sistema hidráulico es complejo y se conserva preferentemente el de las fases finales de trabajo, con más de 8 depósitos de agua emplazados a diferentes alturas sobre la cabecera de la corta principal.

El canal de abastecimiento transporta agua desde el río Argañoso, como fuente principal, y continúa su trazado hasta el arroyo de Combarros, aprovechando así otros cauces para compensar pérdidas y garantizar el suministro, con una longitud total de 30,5 km.

Las repoblaciones forestales y el gasoducto han alterado y destruido notablemente esta curiosa explotación minera que, sin embargo, podemos apreciar en toda su extensión y detalles estructurales en las fotografías aéreas del vuelo americano de 1957.

Rabanal El Viejo
Iglesia de Rabanal el Viejo
Iglesia de Rabanal del Camino

Desandando el camino hasta el primer cruce, se retoma la ruta jacobea hasta Rabanal del Camino que, además de su Iglesia de origen templario y de sus Ermitas, permite observar en la salida hacia Foncebadón una profunda corta minera, muy probablemente asistida por los canales que se observan en el alto y por la fuente cercana.

Continuamos en dirección contraria, girando a la derecha para llegar a Turienzo de los Caballeros, donde pueden observarse restos de explotaciones mineras intensivas las Médulas del Puntón y la Laguna Cernea (lugar pintoresco y emblemático), otras menores que pueden ser de origen igualmente romano La Pedrera y algunas previas a este época el Reguero del Valle del Oro y las Auranas.

Torre de Turienzo de los Caballeros
Turienzo de los Caballeros
Santa Colomba de Somoza

Es indispensable también visitar la Torre de los Linajes del siglo XV, declarada Monumento Nacional. Su misión fue, entre otras, la de proteger a los peregrinos camino de Compostela. De planta rectangular y construida con mampostería, está distribuida en cuatro plantas más el so- tano, conteniendo diversas estancias en las que se recrean siglos pasados.

Volviendo sobre sus pasos y tomando la diestra en el cruce mencionado anteriormente, el viajero debe encaminarse ahora hacia Santa Colomba de Somoza para deleitarse con las casas de galerías, la Laguna Cernea y la Villa romana de El Soldán. Leer más»

LA LAGUNA CÉRNEA Y LA VILLA ROMANA DE EL SOLDÁN

Dentro del grupo de yacimientos auríferos secundarios de la margen izquierda del río Turienzo, la "Laguna Cernea" es uno de los lugares más pintorescos y emblemáticos.

Esta extensa y curiosa acumulación de agua, de singular belleza, es fruto de los trabajos de explotación romana, aunque no directamente de los mismos, sino como consecuencia de la colmatación natural de los canales de evacuación de escombros una vez finalizada la explotación, lo que ha dado lugar a un valle cerrado en donde se acumula el agua durante la estación invernal.

La explotación minera en su conjunto ocupa una extensión de 92 hectáreas (una extensión similar a 90 campos de futbol).

Cerca de este lugar en los años treinta del pasado siglo el historiador Julio Carro excavó una de las villas romanas más singulares de la región, conocida como “El Soldán” y dedicada no a la explotación agropecuaria, como suele suceder, sino a tareas relacionadas con la minería, quizás residencia de un procurator metallorum.

De ahí su temprana cronología, en torno al siglo I y II d.C., su ambiente mediterráneo oriental, quizás revelador del origen lejano de su propietario, y la existencia de restos tan excepcionales como los dedicados a la fabricación de vidrio plano soplado.

Hoy la Laguna Cernea y estos lugares, con el paso de los siglos, se han convertido en un paraje seductor acogido con naturalidad por el monte que la circunda, pero aún revelador de los trabajos que antaño agitaron este territorio hoy sereno y solitario.

Laguna Cernea
Iglesia de Pedredo
Molinaferrera

La siguiente parada tiene lugar en Pedredo, que cuenta en sus inmediaciones con restos de explotaciones mineras y de un castro, probablemente de origen prerromano, El Castro de Pedredo. Leer más»

CASTRO DE PEDREDO - PEDREDO

Inmediatamente al sur de la localidad de Pedredo se encuentra un importante castro minero. Con una extensión de 1,5 hectáreas y una gruesa muralla perimetral de 450 metros constituye uno de los asentamientos romanos principales relacionados con la minería aurífera del río Turienzo, cuyas márgenes se encuentran intensamente explotadas.

Sus taludes del sur y poniente son fruto de una extensa labor minera hidráulica realizada sobre uno de los diversos yacimientos auríferos secundarios de la margen izquierda del río Turienzo que ocupa una superficie de 55 hectáreas. Los trabajos mineros han profundizado a cielo abierto hasta alcanzar el zócalo rocoso paleozoico sobre el que se asientan los materiales aluviales del terciario.

Esta circunstancia obligó en un punto próximo al talud sur del castro a la perforación de un túnel en la roca de apenas una decena de metros y 2,50 de anchura para mantener la pendiente del terreno y poder así conducir el agua de la explotación hacia otros sectores del yacimiento situados a una cota más baja, permitiendo de este modo el aprovechamiento total de los depósitos auríferos.

Del túnel sólo se conserva practicable una de las entradas, que parece haber sido abierta en época moderna como labor de prospección.

De nuevo hay que dar media vuelta para tomar en Santa Colomba la carretera que lleva a Lucillo y posteriormente a Molinaferrera, ya en las faldas del Teleno.

Se vuelve a Lucillo y se pasa por Filiel, lugar en que el Duerna y los canales de drenaje de oro marcan el camino que conduce a Boisán. Aquí puede verse un ancestral molino de agua junto al puente, un palacete del siglo XVII y varios castros donde sobre uno de ellos, está situada la Iglesia.

Boisán
Quintanilla de Somoza
Mina de oro de Fucochicos

La carretera cruza el río, atraviesa Quintanilla de Somoza y Luyego y, tras girar a la derecha, alcanza las explotaciones llevadas a cabo cerca del Duerna, que dos kilómetros más adelante desembocan en la impresionante Mina de oro de Fucochicos. Leer más»

FUCOCHICO Y LAS ELPLOTACIONES DE LA FALDA DEL TELENO

La margen derecha del río Duerna se encuentra recubierta de gruesos niveles de sedimentos auríferos rojizos depositados durante el terciario que fueron intensamente trabajados por los romanos. Sin embargo, a consecuencia de los procesos erosivos naturales, en la margen izquierda de este río apenas se conservaron restos de materiales sedimentarios, los cuales comienzan a estar presentes a partir de la localidad de Luyego, donde fueron explotados por minería hidráulica en Fucochico. El abastecimiento de agua necesario para esta explotación procede del propio rio Duerna cuyas aguas eran recogidas en el entorno de Molinaferrera mediante un canal de 37 km de trazado.

La llegada de este canal a Fucochico se encuentra por donde discurre actualmente la carretera entre Luyego y el yacimiento; todo parece indicar que se trata de una elevación artificial del terreno realizada para el asiento del canal y aumentar así en lo posible la cota de entrada del agua a la explotación que, no obstante, no llega a alcanzar la altura máxima del yacimiento, por lo que hubo de realizarse una explotación lateral. La evacuación de escombros requirió practicar un importante rebaje en las pizarras y areniscas del zócalo paleozoico para mantener una pendiente que permitiese la circulación de los estériles (arcillas y cantos) hacia el río Duerna.

La impresionante mina de oro de Fucochicos es un gran circo de explotación de unos 200 m de diámetro provocado por el desvío de un cauce de agua que arrastraba el terreno y depositaba el oro, más pesado, en el fondo de estos lavaderos. Este tipo de ingeniería hidráulica a gran escala y de gran impacto paisajístico, similar a la monumental ruina de Las Médulas, permitió a Roma obtener cerca de seis toneladas de mineral de oro al año, una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta que cada tonelada de tierra podría aportar unos 3 ó 4 gramos de mineral.

Aguas abajo de este yacimiento, el resto de materiales aluviales de la margen izquierda del Duerna no presenta trabajos mineros romanos de especial relevancia debido a su escaso contenido aurífero por la posición más distal de las áreas madre del oro, situadas en las estribaciones del Teleno. No obstante, sí se observan numerosos trabajos de prospección romanos para evaluar el contenido aurífero de estos depósitos, para lo cual fueron trazados más de 23 km de canales que se abastecen del canal principal.

Este paraje marca el regreso al punto de partida, que requiere seguir por la izquierda en el próximo cruce, en dirección a Villar de Golfer. Los restos de un Torreón identifican Lagunas de Somoza, al igual que una forja artesanal hace lo propio con Valdespino unos kilómetros después.

Torreón - Lagunas de Somoza
Santiago Millas
Museo Arriero - Santiago Millas

Santiago Millas y su inacabada urbanización arriera de Santiago Alonso Cordero, constituyen la penúltima parada, puesto que ya sólo resta visitar la industria textil de Val de San Lorenzo, para retornar definitivamente a Astorga.

LaRutadelOro lista

Qué ver y qué hacer en Montañas del Teleno