Turismo Castilla y León

Ruta de Santa María del Páramo a Urdiales del Páramo - León

Comarca: Páramo, Órbigo, Esla

Santa María del Páramo - Villamañán - Villacé - Villacalbiel - San Esteban de Villacalbiel - Villibañe - Vallejo - Villagallegos - Valdevimbre - Fontecha - Bustillo del Páramo - Grisuela - Urdiales ...

Esta ruta propone un recorrido por el páramo leonés que, lejos de ser un sitio yermo y desamparado, ofrece praderas acogedoras, fértiles y productivas, así como innumerables muestras de arte sacro.

Se parte de su capital, Santa María del Páramo, una villa activa, con afamado mercado, rodeada por una senda botánica en la que se puede pasear a la sombra de casi 53 especies diferentes de árboles.

Desde aquí debe cogerse la CL-621 hacia la segunda parada, Villamañán, donde se puede visitar el casco histórico, protector de la arquitectura popular porticada típica de la zona, a base de tierra y adobe con muros entramados; también el Santuario de Nuestra Señora de la Zarza o la Iglesia parroquial, construida en el siglo XVII.

Plaza de la Madera - Santa María del Páramo
Iglesia de Santa María del Páramo

Tras girar a la izquierda se llega a Villacé, cuya Iglesia, declarada Bien de Interés Cultural, exige una visita pausada que permita disfrutar de todos sus tesoros. La herencia mudéjar perdura en la torre, que es la parte más antigua del templo y tiene un indudable origen morisco: tapial, ladrillo y una cubierta policromada que fue realizada con tejas vidriadas en blanco, negro y verde. Alberga además una escultura de la Inmaculada del siglo XVII y una pintura del degollamiento de San Juan Bautista del siglo XV.

Las bodegas excavadas en el suelo muestran la tradición vinícola de la zona y marcan el camino hacia Villacalbiel y San Esteban de Villacabiel.

En Villibañe destacada su Iglesia parroquial, situada en una elevación del terreno y construida con mampostería y ladrillo. Fue consolidada en el siglo XVII, conservando el estilo mudéjar en algunas zonas. En Villibañe, al igual que en Palacios de Fontecha y Valdevimbre se ha recuperado la tradición de los pendones.

Villamañán
Villacé
Pendones de Villibañe.

Los pendones son un tipo de bandera utilizada como distintivo, señal o insignia desde la Edad Media. Son propios del antiguo Reino de León, sobre todo de la provincia de León y representan a las localidades en sus fiestas y romería, tanto si son civiles como religiosas.

La siguiente muestra de arte sacro se encuentra en Vallejo: templo dedicado a la Traslación del Apóstol Santiago presidido por un cristo del siglo XVII.

El centro de Villagallegos está presidido por la Fuente de seis caños, situándose la iglesia al final de la localidad. Fue construida de una sola pieza en tapial, y está adosada a una torre mudéjar. Cobija un retablo conrintio, en el que se representa la aparición del Señor a la Virgen María y San Francisco humillado en tierra.

Viñedos Valdevimbre
Museo del vino Valdevimbre
Iglesia Palacios de Fontecha

Más adelante se llega a Valdevimbre, que ofrece al visitante una gran variedad gastronómica a través de sus numerosas bodegas subterráneas, una de las cuales ha sido acondicionada recientemente para acoger el Museo del Vino. No obstante, también guarda otros tesoros, como la talla de la Virgen de las Angustias del siglo XIII y un Cristo del siglo XVII.

En Palacios de Fontecha la Iglesia parroquial conserva un magnífico retablo del año 1554, en el que el pintor leonés Francisco Carracejas representó la muerte de la Virgen.

Fontecha ofrece al visitante la posibilidad de contemplar el bosque de encinas más extenso del Páramo. Árboles que junto a campos y zonas de cultivo aportan en ocasiones un tono verde al paisaje hasta llegar a Bustillo del Páramo y Grisuela, cuya Iglesia ha sido declarada Bien de Interés Cultural.

Iglesia de Grisuela
Alfarje - Iglesia de Grisuela.
Iglesia Urdiales del Páramo

La de Grisuela constituye uno de los monumentos más relevantes del páramo leonés, al ser el ejemplo mejor conservado de edificio religioso de una sola nave característico de la comarca. Fue construido con teja árabe, tapial y madera, a excepción de la espadaña y el campanario, realizados en mampostería y ladrillo visto.

Destaca el alfarje del techo con maderas entrelazadas, labrado y muy decorado.

El Templo de Antoñanes alberga un retablo barroco del siglo XVII, siendo su altar central de tipo prechurrigueresco del 1650.

En Mansilla del Páramo es necesario girar a la izquierda para tomar la CL-621 y finalizar así la ruta en Urdiales. Antiguo punto de salida de diligencias, se conoce su existencia desde el año 1176, aunque antaño había dos pueblos, Urdiales y Barrio de Urdiales. Su iglesia posee un retablo digno de ser contemplado.

ruta santa maria paramo urdiales mini

Qué ver y qué hacer en Páramo, Órbigo, Esla