Senderismo Castilla y León

Send cmn castroYecla unojo map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 5 km
  2. Tiempo estimado: 3 h
  3. Desnivel: 50 m
  4. Punto de salida: Yecla de Yeltes
  5. Ciclabilidad: 100 %
  6. Dificultad: Baja
  7. Época recomendada: Todo el año

Camino del Castro de Yecla y del Puente un Ojo - Senderismo Salamanca

Comarca: Las Arribes

Yecla de Yeltes

A la hora de circundar el castro, la luz es importante para observar los grabados de la muralla, la mejor es la lateral.

Esta ruta atraviesa zonas incluidas en el Área Crítica para la Cigüeña Negra. El camino que emprendemos nos permite apreciar serenamente el propio casco urbano de Yecla de Yeltes, que tiene en sí mismo muy buenos paseos callejeros. Visitaremos tranquilamente el castro, las calzadas y el hermoso paraje del puente Un Ojo.

Pasamos junto al cementerio y ya casi estamos en la Ermita de Santiago, con sus estelas en las paredes. Circundamos el castro, cuyo posible nombre fue Virlanga o Vislanda, dotado con paneles interpretativos sobre sus puertas, sus piedras hincadas, sus grabados... Luego seguimos la vieja calzada que salvaba el Regato Varlaña por un puente del que sólo quedan vestigios, igual que de la calzada. A poco nos desviamos de la carretera por El Atajo, empedrado a grandes trechos y con buenas vistas.

Ahí está el Puente Un Ojo, como centro de un paisaje que se extiende desde la pontonera del camino de El Cañito, con sus dos molinos bastante bien conservados, hasta el Molino de Puente Fora, en la desembocadura del Regato Varlaña, pasando por el Molino del Tío Hermenegildo, en la margen izquierda del río. Este rincón angosto y rocoso pudo ser el que inspiró el nombre de Yecla.

Castro de Yecla Está situado, a un kilómetro al sur de la localidad de Yecla de Yeltes, en un promontorio sobre el Arroyo Varlaña. Es un yacimiento arqueológico de unas 5 hectáreas de superficie, delimitado por las gruesas y bien conservadas murallas y otras estructuras defensivas. Su origen se remonta al siglo V antes de nuestra era, cuando los vetones poblaban la comarca. También se usó en época romana, y posteriormente, hasta la Alta Edad Media. Tras su abandono, en época de los Reyes Católicos se construyó en el recinto la Ermita de la Virgen del Castillo, aún en pie y en uso.

Además de las murallas imponentes, destacan los petroglifos que decoran muchas de las piedras del amurallamiento, generalmente caballos, algunos con jinete. En el lado oeste del castro, extramuros, hay varias zonas de piedras hincadas verticalmente, posiblemente protección contra los asaltos de caballería, ya que ese es el flanco más abierto del asentamiento.

caminodelcastrodeyecla lista

Qué ver y qué hacer en Las Arribes