El Pringue del Caballico

El Pringue del Caballico

Villarino Tras la Sierra - Zamora

26/12/2016

Ubicación ver mapa Mapa

En el Pringue del Caballico no conviene pasear con ropa elegante por Villarino tras la Sierra el 26 de Diciembre, día en el que los Caballicos vuelven a hacer de las suyas sin diferenciar entre vecinos y visitantes, que no siempre están al tanto de las costumbres locales. Después de la misa, este personaje emblemático de la localidad, perteneciente al municipio de Trabazos, corre en pos de la multitud con una larga cola empapada de agua, barro y cosas peores, con la que puede dejar hecho un pincel a quien alcance en su carrera.

Durante la mañana, la comitiva recorre todas las casas de Villarino para degustar las viandas que ofrece cada familia, mientras el otro personaje típico de la localidad, el Pajarico, se encarga de pedir el aguinaldo, que servirá para pagar la cena; todos los vecinos participarán en ella al anochecer, colocándose alrededor de una hoguera comunitaria, donde se asarán diferentes carnes.

El personaje del caballico es interpretado por el último Jóven que ese año aficionó su paso de  rapaz a mozo con la paga de la  'Media' o la 'Entrada'.

El pajarico, no lleva indumentaria propia pero si varios utensilios, en la mano derecha porta un palo de fresno que culmina en la parte mas alta con cinco estacas, en una de las cuales lleva colgado un pardal muerto cazado por la mañana, en otra lleva colgado un fardel, bolas de tela, para recoger las propinas que le van dando de casa en casa, al pajarito le acompaña el mayordomo de San Esteban con la vara del Protomártir en la mano derecha y una fardela en la izquierda.

A los caballicos que son dos la dan también vida los mozos, van ataviados con unas caretas hechas de madera de castaño, el cuerpo del animal es de madera, haciendo de lomo un palo sobe el que van montados, sujetandolo al cuello con un cordel, finaliza en su parte trasera con un descomunal rabo hecho de farrapos, dicha cola es la que utilizan para mojar y manchar de barro a los espectadores que tratan de saltearles corriendo entre la  multitud.

En las fiestas también desempeñan un papel importante los Zamarrones, vestidos con ropas de pana marrón, polainas y botas de cuero, con cencerros atados a la cintura.