Título de página

[pagetitle /]

Nuestra Señora de la Virgen del Pino y San Roque

Vinuesa - Soria

Del 14/08/2017 al 18/08/2017

Las fiestas patronales de Vinuesa (Soria) tienen como protagonista al pino, un árbol que ha tenido gran importancia en esta zona y la seña de identidad que la propia patrona lleva implícita en el nombre: Nuestra Señora de la Virgen del Pino.

La Pingada del Mayo marca el inicio de esta manifestación popular, declarada de Interés Turístico de Castilla y León, y que tiene su origen en las peleas entre las gentes de Vinuesa y las de Covaleda por disfrutar del gran pinar que separa a ambas localidades. Disputa que se agravó cuando apareció la imagen de Nuestra Señora de la Virgen del Pino dentro del tronco de un árbol cuyas raíces pertenecían a un pueblo y las ramas al otro. Al final la riña se saldó con la apropiación del pinar por parte de los de Covaleda y de la imagen por parte de los de Vinuesa.

En la Pingada del Mayo, el 14 de agosto, participan los vecinos del pueblo. Consiste en levantar en medio de la Plaza Mayor y ante la ermita de la Soledad, dos troncos de pino, símbolo de la fertilidad, que suelen medir 30 metros. Al anochecer la Mayordoma ofrece a la patrona una vela en nombre de todo el pueblo, a quien la acompañan dos hombres que también portan velas de aceite encendidas. La procesión y la misa en honor de los Patrones de la Villa y los bailes de las dos cofradías de la localidad, la de San Roque y la de Nuestra Señora en el campo verde centran los actos del día 15.

Junto a la Pingada, la Pinochada es otro de los actos más emblemáticos de estas fiestas, que se celebra el día 16 de agosto. Las mujeres del pueblo, desde niñas hasta ancianas, se visten con el traje de piñorra y salen en procesión portando una rama de pino, que llaman pinocho. Es el día en que se representa la disputa entre los dos pueblos, de modo que las dos cofradías del pueblo, la de Nuestra Señora del Pino y la de San Roque, una de casados y otra de solteros, respectivamente, se enfrentan de forma simbólica. Al final ganan los casados y llega el momento en que las mujeres comienzan a dar pinochazos, golpes con las ramas de vino. La fiesta continúa a lo largo del día con diversas actividades.

Los dos días restantes son días de toros, el 17 se lidian las reses y el 18 por la mañana hay vaquillas, cucañas y juegos para los niños en la plaza improvisada, además del típico corte de troncos donde tanto locales como forasteros pueden demostrar sus habilidades. Luego tiene lugar la tradicional Caldereta en El Regajo, paraje rodeado de pinos. La caldereta se elabora con la carne de los toros lidiados y se reparte entre todos los asistentes. La verbena posterior y el disparo de cohetes pone el punto y final a estas fiestas hasta el próximo año.

Más información: pdf buttonPrograma Fiestas de Vinuesa